TERCERA ETAPA (DOMPIERRE SUR BESBRE – KAYSERSBERG)

410 kilómetros nos separaban de uno de nuestros principales destinos, Kaysersberg. Este año no hemos tenido ningún problema con malas carreteras. En este viaje pasamos por dos peajes en los que nos dejamos 32 euros. Según nos acercamos al destino me sorprendió como cambiaba el color del paisaje, estaba todo muy verde y se podían ver los campos de viñas bien alineadas que no tenían fin. Era curioso que con el calor que hacia y dando los rayos del sol de plano no estaría todo seco. Este camping le habíamos reservado un par de meses antes, pues teníamos claro que queríamos pasar unos cuantos días en él. La reserva la hicimos por email y no hizo falta pagar nada por esta.
En recepción no hablan castellano, nos entendimos en inglés. La chica hablaba bastante rápido y le tuve que traducir a mi padre que parece ser que ha perdido practica y se le da mejor el lenguaje de signos que el inglés, pero no tuvimos problema. Como llegamos sobre la una del mediodía nos dejaron elegir entre tres o cuatro parcelas y nos instalamos, por la tarde el camping se llenó. Tuvimos un problema con nuestro cable eléctrico y mi padre fue a recepción y con cuatro gestos se hizo con alargador de 25 metros de cable y nos enchufamos. El camping tenia dos módulos de baños que estaban bastante bien. Por las mañanas a partir de las 8 llegaba la panadera y vendía su pan y bollería en una caseta, tenias que andarte con ojo que en seguida se marchaba y te quedabas sin pan. En esta misma caseta algunos días por la tarde venían los bomberos del pueblo y se ponían a cocinar pizzas y las vendían junto a vinos alsacianos. Después de comer nos fuimos dando un paseo hasta el pueblo de Kaysersberg que su centro se encuentra sobre un kilómetro. Un pueblo muy bonito como podéis ver en las fotos que pongo por aquí. Cuando volvíamos a nuestra casita empezó a llover y nosotros sin paraguas… mi padre fue corriendo a por el coche y nos acerco pues la cosa se puso… que no paraba.

Luego por la tarde noche me di cuenta cual era el motivo de estos paisajes tan verdes. Se preparo una tormenta impresionante y empezó a caer agua sin parar toda la noche. Cenamos dentro y nos pusimos a ver una película y luego a dormir. Según nos contó mi padre estuvo toda noche sin parar de llover y sobre las 4 de la madrugada debieron caer unos rayos con sus truenos impresionantes, yo ni me entere. También nos contó que el vecino de enfrente estuvo toda la noche entrando y saliendo de la caravana preocupado con el toldo y los ríos de agua que corrían bajo sus pies. Por lo que se ve mi padre tampoco pego ojo. A unos tres metros de nuestra caravana se encontraba un rio y esto le puso nervioso. Por esta zona están preparados para estas lluvias y el rio ni se inmutó. Durante los seis días que pasamos por la zona el tiempo fue muy cambiante sol, lluvia, calor y frio, algún día pusimos la calefacción por la noche.

Una agradable sorpresa que tuvimos en este camping fue encontrarnos con Paco y Chelo una fantástica pareja de valencia. Unos días antes de salir de Burgos y preparando el viaje, Paco comento por la pagina de webcampista la necesidad de llevar la pegatina medioambiental si queríamos pasar por nuestro siguiente destino, Friburgo. Y casualidades del destino nos encontramos en este camping. Que ilusión. Pasamos junto a ellos unos momentos muy agradables comentando nuestros viajes y peripecias en este mundo del campismo. Desde este camping fuimos a visitar varios lugares….

Al levantarnos el día estaba muy oscuro y de vez en cuando caía un chaparrón. Decidimos ir a pasar el día a ESTRASBURGO. Esta ciudad se encuentra a 80 kilómetros de Kaisersberg. Durante el viaje estuvo lloviendo sin parar, en algunos tramos la carretera no se veía por la cantidad de agua y había tramos inundados. Fue curioso ver como en ocasiones algún motorista nos adelantaba, que peligro. Dejamos el auto en el aparcamiento Centro-Histórico Petite-France que nos salió por unos seis euros. El casco histórico de Estrasburgo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y desde luego es una ciudad muy bonita. Fue una pena que el tiempo no nos acompañó. No podíamos dejar de ver uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad: la Catedral de Notre Dame de Estrasburgo. La catedral fue construida entre 1015 y 1439 y es de estilo gótico tardío. El campanario tiene una altura de 142 metros. La entrada es gratuita. Dentro de la catedral lo que más llama la atención es el reloj astronómico. Este reloj es una obra maestra del Renacimiento y es el resultado del trabajo de diferentes artistas, relojeros y matemáticos. Además de su gran tamaño es bonito ver su decoración y mecanismo. Justo cunado pasábamos por el eran la una menos cinco y había un montón de gente arremolinada. Esperamos hasta la una empunto y el reloj dio unas campanadas y no se movió ni una sola parte del aparato, que desilusión. La catedral me gusto mas por fuera que por dentro. Otra visita imprescindible es el barrio de la Petite France, antes de llegar pasamos por la Barrage Vauban, una presa cuyo uso era el de defensa, mediante esta presa se podía inundar la ciudad en caso de necesidad. Cerca de la presa se encuentran los Puentes Cubiertos son tres puentes que pese a haber desaparecido sus tejados conservan el nombre. Estos puentes se encuentran junto a unas torres en las antiguas murallas de la ciudad. Después de comer y dar un ultimo paseo por las calles de esta ciudad cogimos el coche y nos fuimos al barrio europeo. Estrasburgo tiene la sede de importantes Instituciones europeas por lo que merece ver estos edificios, como son el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo. Dimos un paseo por los jardines cercanos y nos fuimos hacia…

OBERNAI se encuentra a unos treinta kilómetros de Estrasburgo. Aparcamos en este parquin gratuito 48°27’38.2N 7°29’13.5E. Desde aquí se accede a la ciudad atravesando la muralla. Al final salió el sol, el tiempo estaba muy cambiante. No era muy tarde y las calles se empezaron a vaciar, aquí la gente se recoge pronto. Dimos una vuelta cenamos algo y a nuestra casita.

Otra escapada que hicimos desde Kaisesberg fue para ver el campo de concentración de STRUTHOF-NATZWEILER. La entrada nos costó 18 euros cuatro personas.
Fue el único de los campos de la muerte alemanes en tierras francesas. Se encuentra a pocos kilómetros de Estrasburgo entre frondosos bosques. Se calcula que en el lugar fueron internadas unas 45.000 personas: unas 37.000 murieron ejecutados, agotados por los trabajos forzados, de hambre o como víctimas de macabros experimentos médicos de los ocupantes alemanes… 80 españoles estuvieron internados en este campo, la mayoría prisioneros de guerra y miembros de la Resistencia Francesa. En el lugar se encuentran unos cuatro barracones que se pueden visitar. En uno de ellos se pueden ver fotos de como eran las cosas en aquellos tiempos. Cuando pasamos por una foto donde se podía ver una montaña de cuerpos amontonados puede ver como a mi padre se le ponían los pelos de punta y los ojos vidriosos. También pude ver como un grupo de personas francesas con su guía hacían un minuto de silencio y a muchas personas se les caían las lágrimas. Después de ver esto me doy cuenta de la suerte que tengo de vivir junto a mis padres en mi ciudad y en este momento. Mi padre y yo bajamos a ver la cámara de gas que se encuentra fuera del recinto a unos mil metros, pero no hay nada que ver. Es una casa que se encuentra cerrada, casi fue mejor no ver más.

Después de esto, regresamos a comer al camping, pero antes, aunque teníamos bastante hambre fuimos a ver la ABADÍA MOUNT SAINT OLILE. Es una parada recomendable cuando se visita esta región. Es interesante ver la capilla dónde está enterrada la propia Santa y la que está al lado, en la que está el sarcófago de su padre. Otra cosa interesante es la capilla de los Ángeles. Además del monasterio, hay que disfrutar las vistas desde esta altura que son espectaculares. Alrededor del monasterio hay un camino de vía crucis que nosotros recorrimos una parte para ir al aparcamiento. En él hay un pequeño cementerio muy curioso de ver.

Uno de los días que estuvimos en Kaisersberg pasamos todo el día fuera también tocaba cambio de clima. Ayer fresco y lluvia a mares, hoy sol y calor de justicia. COLMAR era un pueblo que teníamos muchas ganas de ver. Dejamos es coche en el parking Mairie 48°04’48.2″N 7°21’29.4″E. Al salir del parking vimos una plaza donde estaba el tren turístico de la ciudad y decidimos cogerle, nos costo 6,50 euros por persona. El paseo duro unos cuarenta minutos y pasamos varias veces por el mismo sitio, nos hicimos una buena idea de la ciudad y sus lugares importantes para ver, teníamos audio guía en español. Algunos lugares que visitamos fueron. La famosa Maison des Têtes o casa de las cabezas. Esta casa debe su nombre a las numerosas cabezas o máscaras que la componen 106 para ser exactos. La casa Adolph es considerada la más antigua de Colmar y de ella destacan su bonita estructura de entramado de madera y una preciosa ventana gótica, en mitad de su fachada. La casa Pfister es considerada la más bonita de la ciudad, con su tejado de color verde, su balcón de madera cubierto y lleno de grabados y su entramado de madera bien conservado. Por fin nos acercamos a uno de los puntos más fotografiados de todo Colmar: el barrio de la pequeña Venecia este barrio tiene canales y algunas góndolas, unas fotos muy bonitas. Para nosotros unos de los pueblos mas bonitos visitados este verano.

Después de comer, dar un ultimo paseo y tomar un café y unos helados nos fuimos a EGUISHEIM. El pueblo esta rodeado de viñedos y es un pueblo curioso porque las calles se disponen en manera circular, era una manera de defenderse de los ataques enemigos. Después de pasear y ver algunas casas espectaculares llegamos a la plaza más bonita del pueblo y de las que hemos visto nunca, la plaza del castillo, donde podemos encontrar una fuente octogonal con el Papa león IX y detrás una iglesia que lleva su nombre. Un pueblo que no hay que perderse.

Otros pueblos que visitamos fueron RIBEAUVILLE y RIQUEWIHR. Este ultimo pueblo nos pareció uno de los pueblos con más encanto y uno de los más bonitos de la Alsacia. Un pueblo de cuento rodeado de viñedos que sirvió a los Estudios Disney de inspiración, junto con Eguisheim, para crear el pueblo de Bella en la conocida película «La Bella y la Bestia». El aparcamiento en el pueblo es de pago en todo el pueblo. Nosotros aparcamos en la parte alta del pueblo y entramos a el por la Torre Dolder, esta torre mide 25 metros de altura, esta construcción es el punto más elevado de la ciudad, no en vano en alsaciano la palabra «Dolder» significa punto más elevado o la cima. Luego paseamos por la Rue du General de Gaulle que es la más importante, una bonita calle llena de restaurantes, tiendas de souvenirs, con vistosas casas de colores típicas alsacianas de entramado de madera, que comienza en el Ayuntamiento y finaliza en la Torre Dolder.