TERCERA ETAPA (MARANS – LES EPESSES)

Viaje corto (unos 80 km) y tranquilo. Nos acercamos a uno de nuestros destinos que teníamos señalados “Le Puy Du Fou”, que ganas. Este camping es uno de los mejores en los que hemos estado estos días. Teníamos hecha la reserva, pues teníamos claro los días que íbamos a estar y al estar cercano al parque podíamos tener problemas de ocupación (estaba lleno). En recepción hablaban un mínimo de castellano y a la entrada nos dieron un kit de bienvenida. Las instalaciones estaban limpias, los baños eran mixtos y caía abundante agua en las duchas… Jeje. Una cosa que me pareció curiosa era que para tirar la basura tenias que tener una tarjeta para abrir los contenedores. Croissants muy buenos… Al lado del camping estaban las piscinas (creo que eran municipales), que eran gratuitas para los campistas y estaban fenomenal y el agua calentita. En las inmediaciones del camping había un lago muy chulo…

Teníamos entradas para el parque para dos días y para ver el espectáculo nocturno. Las entradas para la noche eran para el viernes por la noche, pero las entradas de día no son específicas para un día, es decir, que puedes ir cualquier día de la temporada. Por este motivo como al levantarnos por la mañana y viendo el día que teníamos con lluvia, decidimos ir a pasar el día a Nantes. Nantes se encontraba a 80 Km de La Bretteche, y fuimos por buena carretera sin peajes. Aparcamos en un parking cubierto (8 €). Nos gusto mucho. Vimos el castillo que tenía un tobogán gratuito para tirarte desde lo alto, callejeamos y luego fuimos a ver “Las máquinas de la Isla”. Pasamos un buen día.

Los dos días siguiente lo pasamos en…

LE PUY DU FOU

El parque abre sus puertas a las 10 de la mañana. El camping se encuentra a unos 5 minutos en coche del parque, pero suele haber caravana de coches para entrar a sus enormes parkings gratuitos. Al llegar al control de acceso (arcos de seguridad), había muchísima gente esperando, tuvimos una hora de espera mas o menos.

Al final entramos, dentro estaba masificado, mientras nos aclaramos un poco de como iba la cosa se nos paso la mañana y solo entramos a ver un espectáculo y nos fuimos a comer al camping. Por la tarde volvimos y mejor, aparcamos en la puerta y parecía que la gente se había marchado y vimos varios espectáculos más, pero no todos. Nos quedamos hasta más de las 22.00 para ver “Les Orgues De Feu” que merece mucho la pena.
El siguiente día, conociendo cómo iba la cosa nos cundió mucho, llevamos la comida y pasamos todo el día hasta llegar al espectáculo nocturno “Cinescenie” que es lo más espectacular que he visto en mi corta vida.

El parque nos costó 300 euros (Dos días al parque y entrada al espectáculo nocturno). Dos adultos y dos niños con dos audios guía.