CUARTA ETAPA (LES EPESSES – TADEN)

Teníamos por delante unos 240 kilómetros. El viaje lo hicimos sin coger autopista con peaje pues la carretera era bastante buena. No tuvimos ningún problema en el viaje, lo más complicado fue a unos 5 kilómetros del camping. El navegador nos llevó por “El puerto de Dinan” mi padre paro frente a una señal de “Prohibido circular autocaravanas” se bajó del coche y fue andando para inspeccionar el terreno… “No hay problema, es un poco estrecho y con unas curvas un poco cerradas, pero creo que pasamos”. Y así fue, pasamos un poco apurados con nuestra pequeña caravana, pero sin mucho problema. A mí me daba un poco vergüenza al pasar por el puerto con nuestra caravana y las terrazas de los restaurantes repletos de gente, pero bueno al final llegamos al camping. Recomiendo si se tiene un conjunto grande, revisar la ruta antes de salir de viaje.

En este camping también teníamos reserva, y menos mal, pues estaba completo. En recepción nos atendió una chica súper amable que hablaba castellano perfectamente y nos dio todo tipo de explicaciones. El camping estaba fenomenal. Parcelas grandes y planas (la nuestra era la más inclinada). Los baños eran nuevos y muy limpios (no mucha agua en las duchas). Tenía una pequeña piscina con agua templada donde lo pasamos muy bien y un supermercado con muy pocas cosas (Croissants y pan sí que tenían). El camping tenía una salida por donde podías bajar al rio y dar un paseo muy agradable y llegar al Puerto de Dinan caminando dos kilómetros. Desde aquí, visitamos varios pueblos y lugares: Dinan, Lehon, Combourg, Saint-Malo y el Monte Saint-Michel.

Dinan es uno de los pueblo que más nos gustó, el paseo por sus calles con sus bonitas casas de piedra y madera y su muralla. Desde el puerto puedes subir por una bonita calle empinada hasta el centro de esta ciudad medieval… fantástico.

Desde el camping se podía ir dando un paseo muy agradable por la orilla del rio hasta llegar a Lehon, un pueblo pequeñito y »simpático» como nos dijo el chico de información y turismo de Dinan.

Cuando fuimos a Saint-Malo, había muchísima gente y después de dar muchas vueltas para encontrar aparcamiento nos fuimos a aparcar a las afueras.
Paseamos por la muralla que tiene junto al mar y vimos sus playas y torreones. En este pueblo me pareció curiosa la piscina natural que tienen en la playa.

Un día por la tarde, fuimos a Saint-Michel. Nuestra idea era verlo de noche y al día siguiente verlo por el día, parece ser que por el día se pone a tope de gente y era cuestión de madrugar mucho. La tarde nos salió “redonda” …

Llegamos sobre las siete y media y aparcamos en el parking. Desde este parking coges un autobús gratuito que te lleva a la Abadía. Este autobús me hizo mucha gracia, pues tiene volante en la parte delantera y volante en la parte trasera y el conductor cuando termina el trayecto se baja del autobús y se monta en la parte de atrás. No había mucha gente subimos poco a poco hasta arriba y decidimos entrar en la Abadía. Desde lo más alto pudimos ver un espectacular atardecer y recorrer y santuario sin apenas luz, es sobrecogedor. Cuando bajamos, sobre las diez de la noche, las vistas del santuario eran muy chulas.

Decidimos no volver al día siguiente, pues, lo habíamos visto de día, de noche y la Abadía por dentro. El parking nos costó 0€… parece ser que a partir de las 19.30 horas es gratuito.