Londres

DÍA 1

El jueves 15 de junio salimos  a las 3:14 de Burgos para iniciar el viaje hasta Londres. A las 5:08 ya estábamos en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Dejamos el coche en una empresa que tenía un enorme parking y nos llevaba al aeropuerto, nos costó 10€/día por coche. Una vez en el aeropuerto nos dirigimos a la puerta de embarque de nuestra aerolínea easyjet, pasando por todos los controles de seguridad, el vuelo nos costó 80€ ida y vuelta por persona.

Después de unas largas horas de espera y de viaje, por fin llegamos al Aeropuerto de Londres-Gatwick (8:37), desde allí cogimos un tren para acercarnos a Londres (ciudad), 27€ ida y vuelta (reservar). Este tren nos llevó a Victoria station donde compramos nuestras tarjetas de transporte público (metro y bus) 10£ por tarjeta, luego hay que recargarlas según los días que estés (menores de 11 años gratis). Después de hacer las tarjetas de transporte nos fuimos a una cafetería donde desayunamos. A las 12:44 nos montamos en el bus 25 para ir al hotel ibis budget, donde comimos unos bocatas que nos hicimos (120€ la noche, 3 personas).

A las 16:00 nos fuimos a conocer Londres, aunque yo ya había estado. Nos dirigimos a la Tate Modern que era una antigua central energética donde ahora podemos ver arte moderno y contemporáneo.

Después de ver este museo nos fuimos a recorrer Londres hasta la hora de cenar. Cenamos en el hotel y nos fuimos a descansar, porque al día siguiente nos esperaba un día muy intenso…

DÍA 2

El Viernes lo primero que hicimos fue ir al desayunar al bufe del hotel, que venía incluido en el precio. Después de desayunar y arreglarnos nos dirigimos al sky garden, un edificio de oficinas gigantesco de 160m de altura. En la parte alta cuenta con una terraza que se puede visitar y donde se ven unas vistas de todo Londres impresionantes. A mí me gustó mucho y además era gratis. 

Al terminar de ver estas maravillosas vistas de Londres fuimos hacia la plaza de Trafalgar, allí se encuentra el museo Art Gallery (0£), después de ver sus fantásticos cuadros (según mi madre) nos fuimos a comer.

Para finalizar el día nos acercamos al British Museum (0£), en mi opinión el mejor museo de Londres junto al de Historia Natural. 

DÍA 3

Era sábado. Después de un copioso desayuno nos dirigimos al Palace of Westminster, el precio era (Adultos: 15£, Estudiantes y mayores de 60 años: 10£, Menores de entre 5 y 15 años: 6£ y Menores de 5 años: gratis).

Al salir del palacio, vimos un espectáculo de aviones militares.

Después paseamos por Londres buscando un sitio para comer y reponer fuerzas porque nos esperaba una tarde muy ajetreada. Nos dirigimos al museo de Historia Natural (0£), para mí el mejor museo de Londres.

Al terminar de visitar el museo de Historia Natural nos fuimos a Harrods, un lugar que odio pero que a mis amigas les encanta… Es un sitio impresionante, ya que cuenta con un montón de plantas, marcas y tiendas. Si vais a Harrods, yo recomiendo ir a la pescadería, frutería y llevar una cartera con muchos billetes o una buena visa.

Si a mí me gusta poco el brócoli, después de ver este precio, se me quitan las ganas de volverlo a probar (75£/kg = 84€/kg).

DÍA 4

El domingo, el penúltimo día, después de desayunar nos dirigimos a la catedral de Saint Poul donde acudimos al rito religioso para conocer otras culturas y ver por dentro la catedral de forma gratuita. Nos sentamos en el coro de la catedral y escuchamos en inglés el rito. Después fuimos al Camden Market, un buen mercado, donde lo visitamos y comimos.

Después de comer fuimos a visitar al Covent Garden, un sitio donde hay muchas tiendas, nos dimos un paseo hasta la hora de cenar, seguidamente fuimos al hotel a descansar.

DÍA 5

El último día visitamos la Torre de Londres, un sitio que no me gusto nada, los precios eran excesivos para lo que pudimos ver (Adulto: 29,50€, Niño: 13,50€, Entrada reducida 23,00€ y Familiar:74,00€), en este sitio estaban las joyas de los reyes y reinas, las armas, museo militar, las torturas de la época, Beefeater… 

Al terminar de verlo, nos dirigimos al hotel, pero resulta que había cerrado la línea de autobús, tuvimos que ir corriendo y coger otro autobús,  de milagro logramos entrar en el tren que nos conducía al aeropuerto. Los nervios se apoderaron de todos nosotros… Casi nos quedamos en tierra, que por una parte no me hubiera importado nada, pero a mi padre sí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *